No hay respiro: La violencia contra las mujeres en Internet es real

La violencia es una constante en la vida de las mujeres desde la niñez. Se manifiesta en todos lados: en las calles, en la casa, y cómo no, en la Internet. Es la expresión más radical de una constante, que es la discriminación en general que existe contra ellas. 

Si bien Paraguay ha firmado leyes y tratados internacionales que protegen los derechos de las mujeres, éstos se siguen violando y en la mayoría de los casos impunemente. Lastimosamente, la tecnología introdujo otros tipos de violencia que perpetúan estas violaciones. En nuestro país, uno de los casos más recientes es el del video que se difundió por las redes en donde el intendente de Limpio, abusando de su poder, mantiene relaciones con una joven. En este caso, la intimidad y la privacidad de ella no fueron respetadas. 

Las redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp y blogs son plataformas donde circulan contenidos que dañan y violentan a las mujeres. Estas expresiones de violencia deben ser atendidas, entendidas, prevenidas, investigadas y cuando se requiera, sancionadas debidamente.

¿De qué tipos de violencia en Internet contra las mujeres hablamos? Aquí citamos algunos:  

Chantaje

El chantaje es la amenaza de revelar información difamatoria o perjudicial sobre una persona al público, familia o colegas salvo que esa persona compre el silencio del chantajista.

El chantaje en la red se manifiesta con la publicación de fotos íntimas en  sitios llamados de “porno venganza” (sitios web que en forma maliciosa y sin autorización publican imágenes íntimas) acompañadas de exigencias de dinero para borrarlas.

Existe también una inquietante forma relacionada de de chantaje en la que no se exigen dinero ni favores, pero que también cobran su precio. Se sustraen imágenes íntimas de mujeres (por lo general mediante el hackeo ilegal) y luego se publican en línea. Las fotos pueden aparecer junto con alguna información de contacto correspondiente al domicilio o el trabajo que invita a acosar a la mujer. El precio que buscan estos chantajistas es humillar a la otra persona.

Ciberacoso o ciberbullying

El ciberacoso es un ataque a una persona a través de la tecnología por razones de enojo, venganza o control. Este tipo de acoso no se limita a hostigamiento, humillación e injurias a la persona como blanco, también afecta a la familia y amistades de la misma.

Es una táctica para intimidar a las personas, como adoptar la identidad de la otra persona y vigilar. Este tipo de violencia es muy difícil de enfrentar debido a que muchas veces el acosador permanece en el anonimato y el mismo incita a sus amigos en línea para que participen del acoso, para aumentar la angustia de la persona acosada.

3-Privacidad_1edit

A nivel local, la primera sentencia dictada en el fuero de la Niñez y la Adolescencia en un caso de ciberbullying reavivó el debate sobre la problemática del acoso escolar en el 2014.

El discurso de odio

El discurso de odio en la red son expresiones escritas, verbales o visuales de discriminación, acoso, amenazas o violencia contra una persona o grupo por motivo de su género, discapacidad, orientación sexual, raza, etc.

Cualquier discurso que trivializa, glorifica o incita a la violencia contra las mujeres es discurso de odio, así como el discurso que trivializa el Holocausto es antisemita y el discurso que aplaude los ataques contra las personas por su raza es racista.

Se ataca a las mujeres en línea no por sus ideas sino por su sexualidad y apariencia física. Se las ataca simplemente porque son mujeres que utilizan sus voces. En estas situaciones, la meta de los abusadores es intimidar y, en última instancia, silenciar a las comentaristas mujeres.

Internet como espacio libre de agresión

La violencia de género en el entorno en línea causa daños principalmente psicológicos y emocionales que pueden escalar hacía abuso físico en la vida real, segregan a las individuos y grupos y por ello se hace cada día más y más necesario pensarnos y construir un internet sin violencia.

La violencia hacia la mujer debe de ser vista como un problema de discriminación y no solo una cuestión moral. Dar por hecho que las mujeres por tener acceso a las tecnologías estarán empoderadas es caer en una ingenua suposición.

Desde TEDIC incentivamos al uso de la Internet como un espacio de transformación y no de agresión. Necesitamos políticas de género en Paraguay que velen por los derechos de las mujeres para que también la Internet pueda ser un espacio de democracia.

Fuentes:

https://www.apc.org
https://www.takebackthetech.net