Paraguay debe elevar estándares de protección de las comunicaciones

“Vigilancia estatal de las comunicaciones y derechos fundamentales en Paraguay” se denomina el informe de la investigación que presentó TEDIC, realizado en conjunto con la Electronic Frontier Foundation de EE.UU en la mañana del 3 mayo. El informe, trabajo de los abogados Jorge Rolón Luna y Maricarmen Sequera, describe el marco jurídico sobre protección de la privacidad de las personas frente a la vigilancia estatal de las comunicaciones y cómo éste no cumple con los estándares internacionales y lo que se establece en la Constitución Nacional. Preocupan en particular algunas normativas, proyectos de ley y actividades de algunas instituciones de seguridad que revelan que el Estado paraguayo vulnera la privacidad de la ciudadanía sin las garantías adecuadas y de forma ilegal.

Entre varios problemas, uno de los principales que cita el informe es la carencia total de legislación que proteja los datos personales de la ciudadanía, lo que se considera una omisión grave en el cumplimiento de los estándares internacionales de derechos humanos. Además, los estándares locales para la intervención de las comunicaciones privadas no cumplen con los principios de necesidad y proporcionalidad ni con las garantías judiciales exigidas por la normativa internacional. Esta situación de vulnerabilidad se agrava ante una amplia concesión de ambiguas potestades a organismos como el Servicio Nacional de Inteligencia (SINAI), bajo el argumento de la “seguridad nacional”. Estas instituciones poseen capacidades de vigilancia de las comunicaciones, mientras serían sometidos a escasos e insuficientes controles por parte de los órganos jurisdiccionales.

La investigación resalta la gravedad que supone la adquisición de alta tecnología para la interceptación de las comunicaciones por parte del Estado paraguayo. Específicamente, se refiere a los siguientes sistemas de vigilancia:surtidor

  1. Software FinFisher: Adquirido por el gobierno en el año 2012. Y revelado por el Citizen Lab de la Universidad de Toronto la existencia y uso de este sistema en Paraguay.
  2. Software Galileo – Remote Control System (RCS): Los cables de Wikileaks filtraron las comunicaciones de intención de compra entre la empresa HackingTeam y el Ministerio Público de dicho software. En octubre de 2014, el socio local de Hacking Team solicitó un equipo adicional, lo que evidencia que hubo un seguimiento de la oferta por parte de las autoridades paraguayas.
  3. Equipos de escuchas telefónicas: Wikileaks ha filtrado conversaciones diplomáticas entre el Ministerio del Interior en el año 2010 por esta compra. En el 2012, el Gobierno del ex presidente Federico Franco adquirió también un equipo de escuchas telefónicas por valor de US$ 2,5 millones, que misteriosamente desapareció de las oficinas del Ministerio del Interior, según relató un informe de la Auditoría General del Poder Ejecutivo en noviembre de 2013.

Por las razones citadas, la investigación apunta a que el debate en Paraguay sobre la necesidad de proteger las comunicaciones privadas de las personas y las actividades de vigilancia del Estado se vuelve cada vez más relevante, en un contexto donde más personas utilizan Internet. El informe señala que esta inclusión digital debe ir acompañada de políticas públicas claras, donde se priorice un equilibrio entre la seguridad y la privacidad.

El informe se encuentra en: Paraguay-ES (versión en español)
Captura de pantalla de 2016-05-02 17:52:31