Sin privacidad, no hay Internet segura

exlila2

El día internacional por un Internet seguro” que se celebra el día 9 de febrero en más de 70 países del todo el mundo es un momento ideal para pensar en cómo la privacidad tiene relación con nuestra seguridad. En este marco, como organización que defiende los derechos digitales en Paraguay, hemos preparado un informe sobre el estado de las regulaciones y las prácticas del Gobierno paraguayo que tienen un impacto en nuestras vidas en Internet. Existen inquietantes evidencias de violaciones por parte de las autoridades y empresas a la neutralidad en la red, al derecho al acceso a información y conocimiento, a la libertad de expresión y en particular, a nuestro derecho a la privacidad. Sobre éste último queremos profundizar.

Uno de los argumentos que justifica la intrusión abusiva del Estado y empresas en la vida de las personas es que para tener más seguridad, es necesario sacrificar un poco de libertad y privacidad. Estamos en desacuerdo, por el simple hecho que no se puede brindar más protección vulnerando derechos. Creemos que el Estado debe adquirir las herramientas tecnológicas necesarias para mejorar su desempeño y garantizar la seguridad de la ciudadanía. Al mismo tiempo, es indispensable que las autoridades implementen las garantías adecuadas para no incurrir en graves violaciones, y además, que sean más transparentes, emitiendo reportes sobre los procesos penales y actividades de inteligencia que llevan a cabo, o que cumplan los requerimientos mínimos de debido proceso.exlila

El derecho a la privacidad es un pre-requisito para ejercer otras libertades, como para expresarnos u opinar. Si supiéramos que todo lo que hacemos o pensamos va a ser revelado a otras personas, no actuaríamos de la misma manera. Necesitamos privacidad para conocernos a nosotros mismos, para desarrollar nuestra personalidad, nuestras ideas y nuestras decisiones. Es un espacio integral para nuestro bienestar.

Muchas veces menospreciamos la privacidad bajo la falacia de que no tenemos nada que esconder. Pero no se trata de si somos inocentes o culpables de algo. Se trata que la privacidad importa porque es un derecho como ciudadanos que vivimos una democracia. Si no importara, no cerraríamos las puertas de nuestras casas, no le pondríamos cortinas a las ventanas o polarizaríamos los vidrios de nuestros autos.  Si la privacidad no fuese de nuestro interés, no tendríamos problema alguno en prestar nuestros celulares por horas a desconocidos.

Pruebas de vigilancia en Paraguay

Con esto en mente, las revelaciones de Snowden sobre las prácticas de espionaje masivo por parte de los Estados a través de grandes corporaciones que forman parte del Programa PRISMA son un grito de alarma. Nuestro gobierno no escapa de esta tendencia. Aunque tengamos marcos legales contra la vigilancia de las comunicaciones y las garantías mínimas excepcionales para la intromisión y uso de fuerza del Estado contra las libertades de las personas, investigaciones recientes nos demuestran que el gobierno de Paraguay:

1- Ha adquirido tecnología para escuchas telefónicas (ver video “Escuchas telefónicas … “)

2- Se ha comunicado con la empresa italiana HackingTeam, que provee software de vigilancia masiva

3- Ha adquirido FinFisher, un software que entre otras cosas, monitorea las comunicaciones que realizamos a través de Internet, enciende celulares que se encuentran apagados, e intercepta videollamadas a través de Skype, y reconoce la escritura de teclado.

4- No ha controlado ni sancionado a las empresas que violan el principio de la Neutralidad en la Red (cuando bloquean contenidos o dan preferencia a otros, atentando contra la privacidad de los usuarios)

exlila3¿Qué podemos hacer?

Debemos tomar conciencia que exigir al gobierno no es suficiente. Somos responsables de cuidar nuestras comunicaciones y la de la gente con quienes nos relacionamos apostando al uso de herramientas de encriptación, navegando anónimamente en la Web y eligiendo sistemas operativos libres y abiertos. Esto requiere de tiempo, disciplina y compromiso.

Por último, no podemos perder de vista lo más importante: defender nuestra privacidad requiere entender cómo funciona el poder e involucrarnos en política. La privacidad es un medio para otro fin más importante, que es vivir en un sistema democrático. Un sistema donde podamos optar libremente -no uno sin espacios privados, donde un algoritmo decide por nosotros si desea monitorearnos o donde nos obligan a vender nuestros datos.

———————

Aquí puedes leer el Informe EXLILA completo (PDF).

 

 

investigacionTEDIC

Esta publicación se realizó como parte del proyecto ‘Examinando los derechos y las libertades en Internet en América Latina’ (EXLILA) de la Asociación por el Progreso de las Comunicaciones (APC). El proyecto está financiado por Open Society Institute (OSI) y APC y está coordinado por la ONG Derechos Digitales