1 Comment

  1. Carlos
    30 julio, 2019 @ 8:51 pm

    Copio: «Igualmente se han quedado varias preguntas en el tintero como por ejemplo: ¿en qué medida la intermediación de empresas como Uber provocan una desregulación de facto en ciertos sectores? ¿En qué medida este modelo de negocios termina impactando a las actividades que son objeto de regulaciones y políticas públicas?». Este párrafo sugiere que lo bueno es la regulación y lo malo es la no regulación. Para ser una organización de vanguardia, están todavía en las cavernas respecto a lo que significa el ejercicio de la libertad humana, principalmente la libre contratación. Exigen reguación salarial, cuando los conductores trabajan en un régimen comercial con emisión de facturas, y tienen un porcentaje sobre la tarifa que establece la plataforma. Las personas que conozco que trabajan en UBER o Muv están muy satisfechas y agradecidas. El planteamiento de Uds. favorece a los taxistas, principalmente a los sindicalistas y ni siquiera a los conductores que son miserablemente explotados.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *